This site is dedicated to all things I see and that I think are interesting to publish almost always are other very smart people.

Archive for November, 2012

Hipotética colección de muñecos ‘Héroes de la ciencia del siglo XX” by Sergio Parra

Esta colección de figuras no existen en realidad: son una creación del Rusell Gawthorpe y se inspiran en los muñecos de Star Trek: The Next Generation y Star Trek: Deep Space Nine de Playmate Toys. Pero si existieran, estaría dispuesto a adquirirlos todos.

Son probablemente los héroes más importantes del siglo XX porque han contribuido decisivamente en nuestra comprensión del mundo y el universo.

Mis favoritos son Carl Sagan, Nikola Tesla, Richard Feynman, Marie Curie y Richard Dawkins.

A continuación podéis ver la colección completa:

 

Vía | DeviantArt

 

Enhanced by Zemanta

Qué debes hacer si aterriza una nave espacial Soyuz en tu jardín by Daniel Marín

La Soyuz es en la actualidad, junto con la Shenzhou china, la única nave espacial tripulada en servicio. Al término de su misión de seis meses en la estación espacial internacional (ISS), las tripulaciones formadas por tres cosmonautas regresan a nuestro planeta usando este venerable vehículo. Aunque las Soyuz aterrizan en las estepas de Kazajistán, en teoría podrían descender en cualquier lugar del planeta situado entre las latitudes 52º norte y 52º sur.

Una nave Soyuz TMA descendiendo bajo su paracaídas (NASA).

¿Te imaginas que un día ves aterrizar una de estas cápsulas cerca de tu casa? Vale, es muy improbable, pero en esta vida hay que estar preparado para todo. Aunque desde Eureka te recomendamos que si presencias algo así llames inmediatamente al 112 y alertes a las autoridades, nuestro deber como blog dedicado al espacio es informar de los riesgos relacionados con el rescate de astronautas tras un descenso. Porque hay riesgos.

Lo primero que NO debes hacer es correr hacia la cápsula mientras desciende para recibir a los cosmonautas cuanto antes. La cápsula -o como lo llaman los rusos, el ‘Aparato de Descenso (SA)’- está dotada de seis cohetes de combustible sólido que se encienden a 80 centímetros de altura para frenar la velocidad de aterrizaje de 21,6-25,2 km/h hasta los los 5,4-7,2 km/h. Estos cohetes se denominan Sistema de Aterrizaje Suave o DMP y en un aterrizaje normal solamente se encienden cuatro de los seis motores, pero en cualquier caso no conviene estar cerca cuando se activan, más que nada porque podrían causar algún pequeño incendio. Por cierto, los DMP son los responsables de crear la nube de polvo que rodea la cápsula justo antes del aterrizaje y que mucha gente cree provocada por el impacto de la nave contra el suelo (no, el aterrizaje no es tan violento).

Detalle de los cohetes DMP (Eureka/NASA).
Los cohetes DMP en acción (NASA/Roscosmos).
Un pequeño incendio causado por los DMP.

 

Vale. La cápsula ya está en el suelo después del encendido de los motores. Ahora sí que se puede ir a socorrer a la tripulación, ¿no? ¡En absoluto! Durante los diez minutos posteriores al aterrizaje no debes acercarte a menos de 50 metros de la nave. ¿Por qué? Pues porque en este periodo se desplegarán mediante mecanismos pirotécnicos varias antenas de comunicaciones. La cubierta de algunas de estas antenas podría provocarte serias heridas si te acercas demasiado. Si las antenas ya están desplegadas, entonces puedes estar tranquilo. Por otro lado, es conveniente tener cuidado al acercarse, porque la cápsula puede rodar si no aterriza verticalmente. Y no es una buena idea que te pase por encima una nave espacial de dos toneladas y media. Por eso, si quieres evitar que ruede, es conveniente que la asegures con piedras u otros obstáculos, no vaya a ser que se despeñe por un precipicio, como casi le ocurre a la Soyuz 18-1. Lo que NO debes intentar bajo ninguna circunstancia es colocar la cápsula en posición vertical si está de lado, algo que requiere el trabajo coordinado de cinco o seis personas y es muy desaconsejable. A continuación debes asegurarte de que el paracaídas principal de casi 23 metros de diámetro no está inflado por el viento, ya que podría arrastrar la cápsula. En caso de estar inflado, deberás cortar las líneas que unen el paracaídas con el cable de sujeción principal, pero hay un pequeño mecanismo pirotécnico situado entre el cable y las líneas, así que ten precaución.

 

¡Cuidado con las antenas! (NASA).

Pero no debes acercarte por la parte trasera de la nave. ¿Por culpa de los cohetes? No, sino porque en esta zona se encuentra el altímetro de rayos gamma (GLV) denominado Kaktus-2V, equipado con una pequeña cantidad de cesio radiactivo (los rayos gamma no se generan solos). No es peligroso si no existe fuga, pero mejor no te acerques a menos de cinco metros de la parte trasera de la nave. No tiene pérdida, porque está indicado con una señal de peligro de radiactividad. El equipo de rescate siempre comprueba que no se haya producido ningún escape de cesio, pero supongo que tú no tendrás un contador Geiger a mano, así que mejor manténte lejos. Si la cápsula está en posición vertical, no hay problema de contaminación radiactiva.

Interior de una cápsula Soyuz (SA) (NASA).
La tripulación va realmente apretada en el interior de la Soyuz (NASA).

Ahora llega la parte importante: comunicarte con la tripulación y asegurarte de que están bien. De no ser así, es posible que su vida dependa de tus acciones. Puedes usar la radio para esta tarea: durante el descenso la cápsula emite una señal en código morse -en concreto, las letras ‘AN’ (punto, raya, raya, punto)- en 121.5 MHz (VHF), la frecuencia de emergencia para aeronaves civiles. El radiofaro también se emite en esta frecuencia, así como los posibles mensajes de la tripulación. Los cosmonautas también pueden comunicarse en 243.0 MHz (UHF).

Frecuencias de comunicación de una Soyuz durante el descenso (NASA).

Si no tienes una radio a mano, tranquilo, puedes emplear un código de golpes. Para ello tienes que golpear en una de las dos ventanillas de la cápsula o en un lateral con una roca u otro objeto contundente (¡pero no rompas el cristal!) y esperar por la respuesta de la tripulación. Cinco golpes seguidos es la señal de “¿cómo están?”. Si los cosmonautas responden de la misma forma significa que están bien, pero si oyes solamente un golpe -o ninguno- es que se encuentran en mal estado. Dos golpes espaciados significan que se preparen para salir, a lo que deben responder de la misma forma. Tres golpes separados es una orden para que salgan ya. Por último, tres golpes dobles es el código para avisar a la tripulación de que la cápsula va a ser izada con ellos en su interior (no se usa nunca, la verdad).

La tripulación puede abrir la escotilla por dentro, pero si se encuentran inconscientes o incapacitados deberás abrirla tú. ¿Cómo? Fácil, la Soyuz incorpora tres “llaves” situadas en la parte inferior de la cápsula que pueden ser retiradas tanto si la cápsula está en posición horizontal como vertical. Inserta la llave -más bien una palanca- en el centro de la escotilla (algo complicado si la cápsula está “de pie”), aprieta luego la válvula situada cerca del centro para igualar la presión entre el interior de la cápsula y el exterior, y gira la palanca en sentido de las agujas del reloj (sí, no al revés). La escotilla se abrirá tras girar la palanca 180º. Antes de llevar a cabo esta maniobra es conveniente rodar la cápsula -si está sobre un lado- para que los cosmonautas salgan sin estar boca a bajo.

Localización de las llaves, los DMP y la fuente de cesio en la parte inferior de la nave (NASA).
Escotilla de la Soyuz. En el centro se aprecia el orificio para la llave (NASA).
Detalle de la llave (fuente).
La escotilla abierta (NASA).
Los cosmonautas pueden verte desde el interior (NASA).

Ten en cuenta que los cosmonautas pueden necesitar una media hora para aclimatarse a la gravedad terrestre, especialmente tras pasar seis meses en la estación espacial internacional (ISS). Algunos tripulantes -especialmente los más altos- pueden desmayarse o sufrir mareos fuertes. Los trajes de presión Sokol-KV2 tampoco ayudan a la movilidad. Por eso sólo podrás sacarlos de uno a uno, empezando por el comandante, situado en el asiento central. Si la cápsula está en posición vertical, puede que necesites un arnés para elevarlos. En caso de que existan sospechas de que haya alguna lesión en la columna, los cosmonautas pueden ser sacados en sus asientos, aunque para esto vas a necesitar ayuda y antes deberás desmontar la escotilla desatornillando los cuatro tornillos de la bisagra.

Sacar a la tripulación es complicado (NASA).

Por supuesto, sólo debes intentar evacuar a la tripulación en caso de una emergencia de verdad. Lo mejor es esperar a que llegue la caballería. Puedes estar tranquilo, porque la tripulación es capaz de permanecer dentro durante 15 horas sin problemas. Si los cosmonautas abandonan la cápsula, mete el paracaídas dentro y no se te ocurra en ningún momento entrar dentro o sacar nada del interior de la cápsula. El gobierno de la Federación Rusa podría demandarte ante los tribunales y no es cuestión.

Así que ya sabes. Si por un casual cae una Soyuz en el jardín de tu casa ya sabes lo que hay que hacer. Luego no digas que no te hemos avisado.

Refrencias:

 

Enhanced by Zemanta

Crean una botella que se llena de agua sola by Juan Pablo Oyanedel

NBD Nano es una pequeña compañía que reúne a algunos investigadores en torno a las técnicas para la condensación del agua, quienes han mostrado una impresionante tecnología que permite, en palabras simples, crear una botella que sin intervención se llene sola con agua.

La ciencia detrás de aquello es la extracción del líquido a partir del aire, algo que no es nuevo pero ahora se habría perfeccionado gracias a la inspiradora idea que escarabajos del desierto dieron a la gente de NBD Nano, quienes vieron cómo uno de estos insectos era capaz de subir a una duna por la mañana, ponerse contra el viento y llenarse de agua.

El mismo concepto se aplica a la nueva nano-tecnología, la que llena una botella con agua utilizando la energía de un par de baterías, sirviendo también para su uso en invernaderos de plantas y obviamente, en países del tercer mundo donde es difícil conseguir el vital elemento. Por el momento, se aplicará a la novedosa botella, que podría ser utilizada en campañas militares y saldrá a la venta el año 2014.

Link: Inspired by a beetle that draws water from the air, scientist creates self-filling water bottle (The Next Web)

 

Enhanced by Zemanta

for the love of wood from the style files by danielle

whitewood21.jpg

Another post that shows my love for wood. Wooden bowls, a table made from old wood, an entire wall of wood .. I love it all! The Pure Nature wooden stool, the Bau pendant light and the Meow print (image above) are all available from BODIE and FOU.

woodenspoons.jpg

blw1.jpg

woodenbowl.jpg

woodenwall.jpg

(image credits: 1. Bodie and Fou, 2. Janne Peters, 3. Cote Maison, 4. Les Interieurs 5. Archilovers)

 

Enhanced by Zemanta

Soma Pick Up Artist Cargo Bike by brad

Soma entered the cargo bike market with the short wheelbase cycletruck style Tradesman  last year, and has found enough success to make a few runs of the frames, and to introduce the Pick Up Artist  long wheelbase cargo bike for 2013. The bike has a 26″ rear wheel and 20″ front wheel with a 1350 mm wheelbase overall for the extended frame, roughly 350 mm longer than most road bikes. The smaller front wheel keeps the load lower to the ground, and directly over the front wheel. The steering linkage doesn’t have any slop, and on a quick ride around the parking lot it was clear that the bike was longer than usual but it wasn’t downright boat-like. Officially it is limited to 150 lbs of cargo, but I’d bet that people will attempt much more than that with production versions. The front section has a simple plate bolt pattern for attaching a flatbed, basket, or whatever custom cargo loading box your needs may require. Dual disc brakes handle the stopping, with conventional parts all around besides the frame making it an easy to build up, easy to service bike. Available with a similar but slightly different spec for 2013 (different shifters, includes a rear rack), expect the complete bike to retail around $1500, with a frame only option also available.

soma_pick_up_artist_001  soma_pick_up_artist_002  soma_pick_up_artist_003  soma_pick_up_artist_004  soma_pick_up_artist_005  soma_pick_up_artist_006

 

Enhanced by Zemanta

RaceBRAID bike by Jacob Haim by James Thomas

RaceBRAID carbon fiber road bike designed by Jacob Haim German Industrial designer Jacob Haim recently completed a new racing bike design as his final student project. His RaceBRAID bike was built in cooperation with Munich Composites GmbH , using the company’s innovative carbon braiding technology . The shaped braided top tube and down tube both feature visible red fiber textures… a signature feature of Braid bikes according to Jacob.

His goal with the project was to challenge the way high-end composite bicycles are constructed today, and he went with a lugged construction that allows for a range of frames sizes (50cm to 60cm) using the same parts.  Jacob points out a few of his reasons for the construction- “no material waste, low error rate, customized to the individual needs.” He also feels that it creates “a connection between high class engineering and the spirit of design.”

He mentions that the frame could be manufactured by an automated process in Germany (similar to the way the BMC Impec  is constructed I assume). The prototype frame weighs in at 900 grams making for a very light 5 kilogram complete build. Jacob does mention that weight of a production bike would vary though since the prototype is 80% hand crafted.

It is definitely an interesting student project. If you have any questions about it for Jacob, feel free to leave them in the comments.

 

Enhanced by Zemanta

Los buscadores de genomas persiguen el ADN marciano by J.A. Llorente Lomikovsky

Artículo publicado por Antonio Regalado el 18 de octubre de 2012 en Technology Review 

Dos destacados empresarios afirman que quieren llevar una secuenciadora de ADN a la superficie de Marte para intentar demostrar la existencia de vida extraterrestre.

En lo que podría llegar a ser una carrera por descubrir el primer genoma extraterrestre, el investigador J. Craig Venter afirmó el pasado martes que su Instituto de Educación Maryland (Maryland Academic Institute) y su compañía Synthetic Genomics, desarrollarán una máquina capaz de secuenciar y retornar datos de ADN desde el planeta.

Marte © by USDAgov

Por otra parte, Jonathan Rothberg, fundador de Ion Torrent, una empresa dedicada a la secuenciación de ADN, está trabajando para intentar adaptar su ‘Máquina Personal Genómica’ para que pueda hacer el mismo trabajo.

“Queremos asegurarnos de que un ‘Ion Torrent’ viaje a Marte”, comentaba Rothberg a la revista Technology Review.

A pesar de que ninguno de estos equipos tiene todavía un puesto asegurado en un cohete con destino a Marte, sus planes reflejan la convicción de que la forma más sencilla de demostrar que hay vida en Marte es enviar una máquina secuenciadora de ADN.

“Allí habrá formas de vida con ADN”, predecía Venter el pasado martes en Nueva York, en una charla en la Wired Health Conference.

Venter afirmó que los investigadores que trabajan con él ya han iniciado pruebas en un entorno similar a Marte en el desierto de Mojave. Su objetivo, indica, es conseguir una máquina que de forma autónoma pueda aislar y recoger microbios del terreno, secuenciar su ADN, y transmitir esta información a un ordenador remoto, tal como se necesitaría en una misión no tripulada a Marte. Heather Kowalski, la portavoz de Venter, confirmaba la existencia del proyecto pero indicaba que el prototipo no era todavía autónomo al 100%.

Mientras, la ‘Máquina Personal Genómica’ de Rothberg está siendo adaptada a las condiciones marcianas como parte del proyecto financiado por la NASA en Harvard y MIT (Massachusetts Institute of Technology), denominado SET-G (‘búsqueda de genomas extaterrestres’).

Christopher Carr, científico investigador involucrado en el proyecto, afirma que su laboratorio está trabajando para reducir la máquina de Ion Torrent desde los 30 kilogramos actuales hasta los tres kilogramos, y que así pueda caber en un róver de la NASA. Otros tests, ya llevados a cabo, han confirmado lo bien que el dispositivo puede soportar la elevada radiación que se encontraría en su viaje hacia Marte.

La NASA, cuyo róver Curiosity aterrizó en Marte en agosto, no enviará otra misión de un róver al planeta antes del 2018 y no hay garantías de que vaya a bordo un dispositivo de secuenciación de ADN. “Lo más complicado de llegar a Marte es cumplir con las especificaciones de la NASA”, afirma George Church, investigador de la Universidad de Harvard y miembro destacado del equipo SET-G. “Venter no está por delante de nadie”.

Muchos científicos están presionando a la NASA para lo que se conoce como una misión de “recogida de muestras” (una misión de ida y vuelta, trayendo tierra y rocas para su análisis). Sin embargo, llevar una máquina secuenciadora de ADN a Marte podría ser una mejor opción para la búsqueda de vida.

“La razón de transportar un dispositivo hasta Marte y no traer de vuelta la muestra es por la contaminación. Nadie te creería”, confirma Tessi Kanavarioti, químico que llevó a cabo un pionero trabajo teórico sobre biología marciana y formó parte de los estudios de las muestras de roca traídas de la luna en la década de 1970. Las máquinas secuenciadoras son tan sensibles que si un solo germen terrestre aterrizase en la muestra proveniente de Marte, podría arruinar todo el experimento.

“Esto solo funcionará si el ADN de Marte es exactamente igual en su estructura fundamental que en la Tierra”, afirma Steven Benner, presidente de la Fundación para la Evolución Molecular Aplicada (Foundation for Applied Molecular Evolution) en Gainesville, Florida. Se muestra escéptico con que este sea el caso: “Es muy poco probable que el ADN terrestre sea la única estructura posible para soportar la evolución Darwiniana”.

“Descubrir y secuenciar vida extraterrestre sería un logro científico inmenso. La secuenciación podría revelar si la vida evolucionó de forma similar en la Tierra y Marte, o quizá, se transfirió de un planeta a otro. Durante toda la serie de colisiones espaciales masivas que se produjeron hace cuatro mil millones de años, los dos cuerpos intercambiaron alrededor de mil millones de toneladas de roca y detritos”.

Hasta el momento, los investigadores de la NASA han estado buscando restos de agua en Marte (un requisito imprescindible para la vida tal como la conocemos), así como indicios indirectos de que la vida haya existido allí eones atrás. Teniendo en cuenta que las moléculas de ADN no sobreviven más allá de un millón de años, incluso en la Tierra, nadie que envíe una secuenciadora de ADN a Marte puede pensar en encontrar ahora microorganismos vivos.

“El enfoque actual de la NASA es la búsqueda de vida pasada. Mucha gente es reticente a hablar de posible vida existente en estos momentos”, afirma Carr. “Estamos corriendo riesgos, pero queremos dar ese salto”.

La vida, probablemente, no pueda sobrevivir a la radiación en la superficie marciana, pero podría existir a un metro o más bajo tierra, donde se encontraría protegida. En la Tierra, por ejemplo, se pueden encontrar microorganismos vivos a varios kilómetros bajo tierra.

Carr entiende el envío de una secuenciadora de ADN a Marte como un experimento de “alto riesgo y elevados beneficios”. Podría no encontrarse nada, pero si se descubriese ADN, esta sería una prueba casi irrefutable de la existencia de vida extraterrestre.

Las pocas opciones de conseguirlo se pueden atribuir a Venter y Rothberg, dos de los pincipales empresarios del sector biotecnológico. Hace una década, Venter provocó más de un dolor de estómago a investigadores docentes con sus intentos por secuenciar el genoma humano con fondos privados. Rothberg, también una celebridad en los medios de comunicación, se ha dado a conocer por secuenciar el ADN de personalidades como James Watson, así como el de los neandertales.

“Queremos dejar nuestro nombre ahí fuera”, afirma Rothberg. “(Marte) Es una oportunidad para toda la comunidad, pero pensamos que nuestra tecnología es más rápida, y también mejor”.

En una comunicación por correo electrónico enviado por la portavoz de Venter, esta desmintió que hubiese ninguna competición para descubrir en primer lugar ADN extraterrestre. “Yo no diría que hay una carrera”, indicaba. “Sí, la idea es que lo haremos, pero eso no implica que no haya otros que también puedan hacerlo”.

Venter también dijo que podría ser viable en un futuro reconstruir organismos marcianos en un laboratorio superseguro desde la Tierra, usando solo su secuencia de ADN. La idea sería utilizar la información del ADN para reconstruir sus genomas y a partir de aquí inyectarlos en una célula artificial o similar. Es una idea que el ha bautizado como el “teleportador biológico”.

La gente está preocupada por un posible fenómeno tipo “Andromeda Strain (La amenaza de Andrómeda)” afirma Venter. “Podemos reconstruir a los marcianos en un laboratorio espacial P-4 en lugar de dejar que aterricen sobre el océano”.


Autor: Antonio Regalado
Fecha Original: 18 de octubre de 2012
Enlace Original 

 

Enhanced by Zemanta

De Joseph Priestley a John B. Spark, dos visiones del tiempo y el espacio by alpoma

La forma de entender el mundo en diversas culturas tiene mucho que ver con cómo se representa el tiempo y el espacio de forma visual. Naturalmente, esas formas de crear representaciones de la realidad son muy diversas y han cambiado a lo largo del tiempo, por lo que a alguien acostrumbrado a uno de esos “tipos de realidad” le puede resultar muy complicado comprender otro diferente, aunque a nosotros nos parezca lo más normal del mundo. Sucede por ejemplo con la estructura narrativa de los cómics, a los que estamos tan acostumbrados en occidente, pero que resultan extraños en muchas culturas. Cuando se crea una representación del mundo que alcanza mucha popularidad, la importancia que llega a tener en muchos ámbitos es tal que se suele identificar a la propia representación con el objeto representado. Ejemplos así pueden encontrarse por doquier, como por es el caso de la célebre proyección de Mercator o en las coordenadas cartesianas.

Durante mucho tiempo, e incluso hoy día, la huella que dejó la forma de representar la historia por parte de Joseph Priestley  ha sido profunda. Priestley, que vivió entre 1773 y 1804, es recordado por ser codescubridor del oxígeno, por sus obras filosóficas y sobre educación y, también, por los muchos líos teológicos y políticos en los que se metió y que le obligaron a abandonar Inglaterra rumbo a los Estados Unidos. En una de sus obras más ambiciosas, Lectures on History and General Policy que data de 1769 a Priestley se le ocurrió dibujar en algo que hoy día llamaríamos infografía toda una visión de la historia del mundo para que el contenido del libro fuera más accesible. Se le ocurrió situar un eje para el tiempo y otro para diversas culturas, es más, contempló el mundo en su totalidad y no sólo a occidente, aunque éste ocupa el lugar más importante. Y, de esta forma, nació algo sorprendente para la época pero que hoy nos parece de lo más normal, a saber, los gráficos cronológicos que sirven para la enseñanza en historia, economía y en tantos otros ámbitos. He aquí esa pequeña maravilla, A New Chart of History, que mantuvo su reinado como representación de la historia humana durante buena parte del siglo XIX (pincha en la imagen para ampliar).

Esta influencia llegó hasta bien entrado el siglo XX, siendo recogida por John B. Spark, un historiador aficionado que pasó años desarrollando su propia historia de 4.000 años “de un vistazo”. El resultado fue tan bueno que la gran editorial de Atlas geográficos Rand McNally lo publicó en 1931. He aquí ese célebre Histomap , que fue reeditado en multitud de ocasiones (pincha en la imagen para ampliar y ver la versión completa).

 

Enhanced by Zemanta

Stairway Navigation (A jQuery Plugin?) by Chris Coyier

On a whim the other day I thought I’d build out an idea for navigation I had. It’s nothing but a visual effect in which the hovered (or active) navigation item becomes the tallest “stair” and other items before and after it step down. It’s simple, but it’s not something you see very often. Probably for one major reason: you can’t select “previous” elements in CSS.

 

stairwaynav View Demo 

You can select “next” elements in CSS. You’d use the general sibling combinator  to get all the next elements or theadjacent sibling combinator  to get the very next one (which you could chain). Neither of those allow you to get the previous elements which, as you can see by the image above, is needed to do this effect justice.

In pseudo code, we’re trying to do this:

/* Not Real Code */

a:hover { /* top stair stuff */ }

a:hover-1,
a:hover+1 { /* second stair stuff *}

a:hover-2,
a:hover-2 { /* third stair stuff *}

Rather than get too tricky for our own good with CSS, let’s rely on a technology that can select previous elements: jQuery. jQuery has a .prev()  function (and a few other related functions) that we can use to get what we need. Our psuedo code would become more like this real code:

$("nav a").hover(function() {
  $(this)
   .addClass("stair-1")
   .prev()
     .addClass("stair-2")
     .prev()
       .addClass("stair-3")
       .end()
     .end()
   .next()
     .addClass("stair-2")
     .next()
       .addClass("stair-3");  
});

Presumably we’d clear all classes on all nav elements on a mouseleave event as well. That means to be most efficient we’d already have a pointer to all those elements.

var navEls = $("nav a");

navEls
  .on("mouseenter", function() {
     // add classes as above
  })
  .on("mouseleave", function() {
     navsEls.removeClass("stair-1 stair-2 stair-3);
  })

So now that we have a set, we might as well get a bit more efficient. Using .next() and .prev() means a lot of jQuery going back out to the DOM to figure out what to select (I think, correct me if I’m wrong there). Rather than do that, we can just select based on the set we already have selected based on it’s position within that set. The .index() function helps us figure that out and .eq() let’s us grab the element based on its index.

navEls
  .mouseenter(function() {

    $(this).addClass("stair-1");

    var index = $(this).index();
    
    allLinks.eq(index+1).addClass("stair-2");
    allLinks.eq(index-1).addClass("stair-2");

    allLinks.eq(index+2).addClass("stair-3");
    allLinks.eq(index-2).addClass("stair-3");

  })

That’ll do the trick.

CSS does the design work

Notice that all the jQuery is doing is adding and removing classes. That’s how UI and JavaScript should hang out the majority of the time. JavaScript is in charge of knowing about and changing states – CSS does the work of making the page look different.

The entire “stairway” visual effect comes in now, when we apply styles based on those classes.

.stair-1 {
  transform:
    scale(1.10)
    translateX(24px)
  box-shadow: 0 0 10px rgba(black, 0.75);
  z-index: 3;
}
.stair-2 {
  transform:
    scale(1.07)
    translateX(12px)
  box-shadow: 0 0 10px rgba(black, 0.5);
  z-index: 2;
}
.stair-3 {
  transform:
    scale(1.04)
    translateX(4px)
  z-index: 1;
}

The “top” stair (stair-1) enlarges, moves to the right, and has a deep shadow. Each of the subsequents stairs does a bit less of all those things. You could also change colors here or do anything else that would make sense to your own application.

A jQuery Plugin?

I put those words in the title of this post because I think this is interesting territory.

Does this kind of thing “deserve” to be pluginized? For one thing – this is heavily dependent on CSS. Calling it a “Stairway Navigation” plugin isn’t descriptive of what the actual jQuery code is doing. It also doesn’t make use of any of jQuery’s built-in features that are built for this, like it’s ability to animate things – we instead leave that to CSS.

Anyway – we are going to pluginize it because it makes things more interesting.

Plugin Options

We’ll make it the simplest set of options possible: how many stairs do you want stepping down? You’ll call it on a navigation element that contains only anchor links:

$(".main-nav").stairwayNav({
  stairs: 2
});

Then in the plugin, we make sure we have access to a “stairs” variable that is either the passed in value or some default.

$.fn.stairwayNav = function(options) {
  
  var defaults = {
     stairs: 3
  };
  this.options = $.extend({}, defaults, options);
  var stairs = this.options.stairs;

I love that pattern. It means we don’t have to do any fancy crap checking if the object contains certain keys and ensuring they aren’t blank and blah blah. If you pass in a value for “stairs”, that’s what ends up in the options object. If you don’t, it gets a default value. Cool.

Looping

To honor that option, we now just run a little for loop as many times as there are stairs. We adjust the index value the more iterations it runs, just never selecting negative values.

navEls
  .mouseenter(function() {
    $(this).addClass("stair-1");
    var index = $(this).index(), i, bef, aft;
    for(i = 1; i < stairs; i++) {
      
      bef = index - i;
      aft = index + i;
     
      allLinks.eq(aft).addClass("stair-" + (i+1));
      if (bef > 0) {
        allLinks.eq(bef).addClass("stair-" + (i+1));
      }
    }   
  })

Stairway Navigation Demo

Here is the demo on CodePen .

 

Stairway Navigation (A jQuery Plugin?)  is a post from CSS-Tricks

 

Enhanced by Zemanta

Take Your Lane Illustration by Urban Jeff

 

This illustration was created for a cyclist who was pulled over by a police officer who claimed that the 12ft lane he was in was shareable. I offer it to anyone who needs to make the case that a 12ft lane is not wide enough to share and is thus exempt from any FTR requirement. The lanes is too narrow to share and riding too far right compromises the bicyclist’s safety.

Read more and see other illustrations on the Commute Orlando Facebook page .